experiencias-significativas 2017

 

 

 

Evaluación e intervención psicológica para una atención integral de reclusos con trastorno mental o de personalidad

 

La experiencia que se presenta emerge del Convenio de Cooperación interinstitucional para la realización de práctica empresarial, profesional, pasantía o semestre social celebrado entre la Universidad de Ibagué y el Complejo Carcelario y Penitenciario de Ibagué, Picaleña – COIBA, que opera desde el mes de junio de 2012, a través de la coordinación y dirección del Grupo de Investigación Socio-Jurídica HORUS de la Facultad de Derecho y Ciencia Política. En ese periodo, el Complejo contaba con 4419 reclusos hombres y 445 mujeres. Sin embargo, la experiencia atendió 80 internos: 71 hombres y 9 mujeres asistidos por el área de salud mental.

 

Se realizó una línea de base para identificar los trastornos mentales más frecuentes en los reclusos. En este sentido se encuentran como relevantes la esquizofrenia, la ansiedad, la farmacodependencia, el trastorno bipolar y la depresión. En relación a los factores de riesgo que mantienen y desarrollan la sintomatología, se identificaron como importantes entre otros, el encierro, el alejamiento familiar, la falta de apoyo emocional, las condiciones de vida en la cárcel, la desesperanza, la agresión constante, el no comer y dormir bien. Por lo que se refiere a factores motores, fisiológicos y conductuales asociados a las patologías mentales, se descubrieron la autoagresión, los intentos de suicidio, la irritabilidad y las conductas violentas con los compañeros.

 

 

 

El proceso puso al descubierto la precariedad en el sistema penitenciario para evaluar de manera acertada los casos (en sólo el 22% de los casos concordaba el diagnóstico con el inicial) y, por supuesto, planificar en esta dirección la intervención. Del mismo modo, esta situación se repite en la derivación a las áreas asistenciales especializadas de la comunidad penitenciaria y de salud, durante su estancia en prisión y al llegar el momento de la libertad. Es esencial contar con seguimiento periódico que logre minimizar la superposición de factores en la salud mental y evitar que se agudicen los ya existentes por la prisionalización.

 

En este sentido se diseñó un protocolo de diagnóstico que permitió al equipo interdisciplinario de COIBA reconocer y evaluar el grado de perdurabilidad y estabilidad de la sintomatología de un trastorno psicológico en los reclusos; orientar la formulación de la intervención en términos cognitivos y conductuales; facilitar el diagnóstico clínico, la rehabilitación, la prevención en el deterioro psicológico.

 

El sistema de valoración y evaluación adaptado para la población reclusa de COIBA, busca llevar a cabo una evaluación y tratamiento acorde con el trastorno de personalidad o mental que padece el recluso, disminuyendo tanto como sea posible el uso de fármacos; implementar un tratamiento orientado a un objetivo; focalizar el problema en el presente con la formulación de estrategias comportamentales y cognitivas, hasta asegurar que el paciente-recluso sea su propio terapeuta; además, que sea él, quien se encargue de identificar, evaluar y responder a pensamientos y creencias disfuncionales, a partir del empleo de una variedad de técnicas suministradas por parte del terapeuta hasta producir cambios en su pensamiento, el estado de ánimo y en su conducta. En una situación de encarcelamiento se debe buscar un tratamiento interdisciplinar que pretenda mejorar la salud mental del interno en su estancia en prisión, y no etiquetar a una persona por su condición actual. 

 

 

Es fundamental reconocer que la estancia en prisión y los efectos de prisionalización ocasionan en los reclusos un riesgo mayor en su salud mental, toda vez que la pérdida de la motivación, la disminución de la esperanza de vida, la ruptura del ritmo habitual de vida y el alejamiento de su red social de apoyo, se convierten en factores precipitantes para el desarrollo de diferentes trastornos y problemas mentales. 

 

Las opiniones y comentarios de esta columna son responsabilidad del(a) autor(a) y no comprometen la postura oficial del Colegio Colombiano de Psicólogos.

 

Contacto con los autores de la experiencia: liz17070@hotmail.com y nora.osorio@unibague.edu.co

 

Para mayor información consulte las publicaciones de Experiencias en Psicología y Salud Mental haciendo clic aquí.

 

Adaptación de artículo a cargo de Alejandro Baquero Sierra.

 

Experiencia Significativa No. 27: La pareja: una experiencia terapéutica a partir de las interacciones simbólicas

 

Experiencia Significativa No. 26: Telares de vida, construcciones itinerantes

 

Experiencia Significativa No. 25: Prevención de Conductas Suicidas y Autodestructivas en la Universidad Popular del Cesar y por Extensión a la Comunidad Vallenata y Cesarense

 

Experiencia Significativa No. 24: Servicio de Diagnóstico Dual de la E.S.E. Hospital Mental de Antioquia Homo. Una Experiencia hacia el Desarrollo Humano

 

VolverVolver

 

 

 

Facebook
Twitter
Youtube